viernes, 14 de julio de 2017

"La chica que se subía a los árboles" Ana Álvarez

“La chica que se subía a los árboles” Ana Álvarez
Don se desplaza desde su Alemania natal a Cornualles para, en su calidad de ingeniero, dirigir la naviera de un amigo de su padre. Este hombre ha sido para él también como un padre y a lo largo de los años, en sus frecuentes visitas a su país, le ha hablado de sus tres hijas. Don siempre ha sentido admiración por Karin, la más atrevida y valiente de las tres, la que siempre aparecía en las fotos con las rodillas despellejadas... la que se subía a los árboles...
Cuando llega a su destino se la encuentra convertida en una preciosa e inteligente mujer, atípica quizá, pero no menos intrépida, que recorre el mundo micrófono en mano metiéndose en los conflictos más peliagudos para hacer documentales de denuncia. Su admiración no hace más que aumentar hasta convertirse en algo más.

Opinión
Siento que me repito cada vez que escribo una reseña de un libro de Ana Álvarez, porque siempre me gustan y me divierten sus historias; en esta ocasión, además, me ha hecho soltar alguna que otra lagrimilla y morderme las uñas también. Ana tiene un estilo inconfundible, sencillo, ameno y cercano que al igual que sus personajes, enamora. "La chica que se subía a los árboles" es un claro ejemplo de lo que digo. Divertida, emocionante, angustiosa por momentos, emotiva, y con unos protagonistas que a pesar de parecer completamente opuestos, se entienden a la perfección... casi siempre.
Sí que he tenido la sensación de que durante los primeros capítulos las cosas iban un poquito lentas (algo que no me hizo en absoluto perder el interés), pero a medida que lees, entiendes que debe ser así, que los primeros momentos entre Don y Karin tienen que ser apacibles, porque serán momentos para conocerse, para descubrirse y descubrir si la opinión que tenía el uno del otro concuerda con la realidad. Después, poco a poco, a medida que la historia avanza, el ritmo de los acontecimientos se anima, se caldea y se pone de lo más emocionante, diría incluso que trepidante.
Cuando terminé de leer el libro, de repente, tuve la sensación de que los diferentes tempos de la novela, eran un poco como sus protagonistas. El principio, más pausado, como Don, que es un hombre tranquilo, atento, amable, trabajador, educado… don Perfecto jejeje. Después, con la aparición de Karin, y tras una primera toma de contacto, de tanteo entre ellos, vemos asomar la personalidad de ella (el tempo se aligera), inquieta, aventurera, decidida… y descubrimos el buen humor e ingenio de Don. Y así, poco a poco, página a página, nos topamos con una Karin que es todo fuego, pasión y un culo inquieto, y con un Don que no se queda atrás (aquí el ritmo ya se acelera). Y juntos, nos llevan a un vibrante y excitante final (lo he dicho ya: trepidante).
Ella me ha encantado por su coraje, su determinación y su lealtad. Él porque es perfecto, aunque un par de collejas sí se merecía. La química entre ellos es evidente, la complicidad, la amistad que surge desde el minuto uno; todo augura una relación ideal… con unos momentazos de los de quitar el sentido (¡ains!, esa playa de La Habana). Son la pareja perfecta, se complementan a la perfección.
Además de la apasionante y pasional relación de estos dos, de los buenos y menos buenos ratos que me han hecho pasar, también los hubo de esos en los que, sin querer, se te llenan los ojos de lágrimas. Pero vamos, que la historia es perfecta, que para no variar, se lee del tirón y garantiza la sonrisa final.
De esas historias que hay que leer.


martes, 20 de junio de 2017

"En el amor y en la guerra" de Ebony Clark

Sinopsis
Libro 2º de la serie McKenzie
Para Kitty Barret el sheriff de Mentone se ha convertido en un problema muy serio: allá donde va, está él. Alto, atractivo, imponente y con un par de ojos verdes que amenazan con derretir todo el hielo de su corazón a pesar de su férrea resistencia.
Cameron McKenzie nunca ha conocido a nadie como ella: una guionista en paro, heroína de pacotilla, delincuente ocasional y un poco chiflada; en ocasiones una bruja y en otras, una amiga leal capaz de arriesgarlo todo. Y siempre, con las uñas y la lengua bien afiladas y dispuestas a clavarlas en él. Desde el principio supo que le traería de cabeza. Pero él no conoce el desaliento y se ha propuesto que Kitty caiga rendida a sus pies... que es lo que haría cualquier mujer. Solo existe un pequeño inconveniente: ella no es cualquier mujer y su corazón está en cuarentena desde hace tiempo, incluso para tipos tan encantadores como Cam.
NOTA DE LA AUTORA: Lo mucho o lo poco que los derechos de autor de este libro puedan generar, lo necesitan mucho más los niños en situación de pobreza que se benefician del Programa de Becas de Comedor de la ONG EDUCO.ORG. Por lo que la cantidad que la Editorial me liquide cuando corresponda, será íntegramente donada a dicha ONG. Porque hay muchas clases de amor y muchas formas de demostrarlo, esa será nuestra humilde aportación, para los niños, de parte de los McKenzie... ¡¡Gracias!!

Opinión
Una vez más, leer a Ebony Clark, ha sido un placer. Me encanta su forma de escribir y la manera en que, poco a poco, la intriga y suspense se entremezclan con la historia de los personajes principales, formando parte de ella, añadiendo tensión y emoción a una trama, de por sí, entretenida, divertida e ingeniosa y con varios frentes abiertos, pero sin robarles en ningún momento protagonismo a Kitty y Cameron. El resultado: una novela estupenda, completa y muy bien tramada.
En cuanto a los protagonistas… Si Tyler me gustó (muuuchoo) en su momento, Cameron me ha eamorado, ¿será por aquello de que son gemelos? Aunque el parecido es solo físico, porque cada uno tiene su carácter y una personalidad bien definida y diferente. Cameron es mucho más diplomático, paciente y afable que su hermano; lo que no le impide sacar el genio cuando la situación lo requiere. Es divertido, apasionado, decidido (casi siempre) y está como un queso; la escena en que aparece en el parque vestido de vaquero… ¡mmmm!, para comérselo, de verdad.
En cuanto a Kitty, ¡menudo torbellino de mujer! Me ha fascinado con sus rápidas e ingeniosas respuestas, su afilada lengua y su mala leche, porque la chica es pequeña, pero matona. ¡A esta no le sopla ni el Tato! jajaja Eso sí, más de una colleja le hubiera dado, por terca, pero en fin, que si hubiera cedido de buenas a primeras, ¿dónde hubiera estado la gracia?
Cada escena, cada encuentro entre la pareja, asegura, al menos, una sonrisa; las pullas, los tira y afloja, ese no querer pero estar deseándolo de ella, la socarronería de él al provocarla, la chulería de ambos, el deseo a duras penas contenido y mal disimulado… todo ello memorable. Forman una pareja estupenda, a la que sin duda, Ebony ha sabido sacar partido.
Los secundarios participan, interactúan, tienen sus propias vidas, no son meros figurantes sino que con sus problemas, aventuras, amores y desamores, aportan realismo, variedad y dinamismo a la novela, dejando, eso sí (al menos eso espero), la puerta abierta para una tercera entrega de los hermanos McKenzie??
Una novela divertidísima, en la que también hay lugar para la preocupación, los problemas y algún que otro susto. Una novela completa y muy entretenida que recomiendo leer (después de la de Tyler, claro).



domingo, 21 de mayo de 2017

"Un amor a sus pies" de Ascen Núñez.



Un amor a sus pies
Ascen Núñez

Sinopsis
Cuando Conchita se perdió aquella mañana en el mundo subterráneo del metro, jamás imaginó que su predecible y rutinaria vida de profesora de Ciencias se volvería patas arriba con solo una mirada más cercana de los ojos que, desde que comenzó el curso en septiembre, la habían observado en la lejanía. Su cuerpo, sensible y débil, se sublimó al más leve contacto con aquel extraño tan familiar. Por eso, cuando Gabriel, el hombre que la idolatraba en silencio tras el fuego de sus iris ambarinos, sucumbió a su deseo y le rogó poder poseerla, ella accedió sin saber que, en el momento de entregarse no hizo sino tomar posesión de aquella alma perdidamente enamorada de ella.
En ese instante cuando fue consciente de que Gabriel no la dominaba. Quien tuviera la suficiente osadía como para someterse a ella, sería bienvenido a su corazón. Y Gabriel transigió a una relación de futuro incierto, sin compromisos, sin ataduras, con la única condición de otorgarle su total y absoluta rendición y su fidelidad incondicional.
Lo que no contaba era con que esa nueva relación sin ataduras se adentrase en su alma y lo trastocara todo; ni tampoco con que se descubriera a sí misma como una mujer dominante y que Gabriel disfrutara hasta el éxtasis con su tortura. Su vida se iluminó con la luz de una nueva vida mientras la oscuridad inundaba su alma y le hacía perder el rumbo.
¿Qué camino tomar? ¿Volvería a imponerse un estricto celibato para encerrar sus oscuros sentimientos? ¿O se enfrentaría a sus miedos, se aceptaría tal como era y decidía tomar posesión de la vida que se le ofrecía a sus pies?

OPINIÓN
Título, portada y sinopsis muestra con claridad lo que te vas a encontrar entre las páginas virtuales de esta novela: una historia erótica de dominación y sumisión. Dominante ella, sumiso él; detalle importante que descubrí una vez metida en harina (porque no me había leído la sinopsis… soy un caso), así que os voy a contar cómo he vivido, desde la ignorancia argumental (no voy a decir más absoluta porque la portada es muy reveladora, además de adecuada y elegante), esta historia.

Nada más empezar me encontré con Conchita, una joven creyente, de aspecto y actitud  recatados, que imparte clases de Ciencias en un colegio privado dependiente de una institución religiosa. Vamos que me la imaginé, a pesar de su edad, como la típica puritana un poquito rancia en el vestir: faldas por debajo de la rodilla, camisas bien abotonadas y chaquetitas de punto. Aunque no tardé en descubrir que sus creencias religiosas no le impiden tener una mente abierta (quizás porque es profesora de Ciencias), que habla sin tapujos con sus alumnas y, a pesar de su inexperiencia en el terreno sexual, las aconseja de manera acertada. Es cabal y al tiempo coherente con el mundo en el que vive.
Pero detrás de tanta sensatez  se esconde un alma atormentada; una mujer que sufre a causa de una traición imperdonable que no la deja avanzar, que la mantiene anclada al pasado; una mujer que se consume de anhelo y deseo; que arrastra tras de sí un pesado lastre, una losa atada al cuello que amenaza con asfixiarla, pero de la que no sabe, no cree, poder librarse.
Y entonces, aparece en escena Gabriel. Un hombre que viaja a diario en el mismo metro que ella, al que reconoce como un pasajero habitual, pero en el que realmente no suele repara y con el que por supuesto nunca ha hablado, tan solo cruzado alguna mirada… hasta ese día. Ese día, al tenerlo pegado a ella en el atestado vagón, sus sentidos se elevan a la enésima potencia, su libido se dispara, su imaginación se desborda… desde ese día, viajar en el metro ya no será lo mismo.
Conocer a Gabriel, darse cuenta de lo mucho que le atrae y que la atracción es mutua, abrirá ante ella un mundo nuevo, lleno de pasión, desenfreno, emociones y sorpresas. Y no fue ella la única sorprendida (de hecho, creo que yo me sorprendí más que ella). Se puede decir que juntas fuimos descubriendo esa parte de sí misma que desconocía, esa sensación de poder y seguridad que le embarga cuando está con él, cuando lo somete a su voluntad…
Con Gabriel no solo perderá la virginidad, se iniciará en un mundo que le es completamente ajeno y desconocido, que la hace alcanzar el éxtasis para luego sumirla en las dudas y traer de vuelta sus viejos temores y fantasmas.
Porque la historia de Conchita (ella es la protagonista indiscutible) y Gabriel es mucho más que una historia erótica, es más que escenas de sexo BDSM (escenas, eso sí, maravillosas), es una historia plagada de emociones y sentimientos, de reflexiones, dudas y temores, una historia de dos personas que se necesitan y desean, pero que necesitan aprender a manejar lo que sienten, y en el caso de Conchita, que debe liberarse del negro nubarrón que planea sobre ella, impidiéndole abrirse del todo, dejarse llevar y disfrutar plenamente del gozo y la satisfacción que ha encontrado junto a su arcángel. Es una historia en la que la protagonista tendrá que poner a prueba sus ideales y creencias, en la que demostrar que tiene principios y los defiende por encima incluso de su conveniencia, una historia en la que Conchita aprenderá a conocerse y, sobre todo, a aceptarse tal y como es, sin complejos y ahuyentando definitivamente a los fantasmas que le impedían ser plenamente feliz.

“Un amor a sus pies” me ha parecido una novela preciosa, muy bien escrita, muy profunda e intensa, con impresionantes momentos hot  y por supuesto una fuerte carga erótica, pero que no se queda solo es eso, que va más allá, que penetra en el alma de los personajes, que se desnudan emocionalmente para nosotros, mostrándonos sus debilidades, sueños, anhelos y miedos; una novela que habla y trata de la confianza, los límites y el respeto (respeto que también he visto en la forma en que la autora muestra y maneja un tema tan delicado y desconocido como este: dominación y sumisión) y que va más allá de los prejuicios y las apariencias.
La he disfrutado muchísimo, he entendido las dudas y reservas de Conchita, pero también me he enfadado con ella por aferrarse al dolor y al desengaño que sufrió en el pasado. En cuanto a Gabriel, reconozco que tengo sentimientos encontrados. Me ha parecido un hombre increíble y atrayente, que sabe comprender y complacer a Conchita, que se muestra atento, cariñoso y paciente con ella, que toma las riendas cuando la situación lo requiere… un primor de hombre, pero tengo que confesar que me ha costado aceptar esa adoración ciega que siente por Conchita, que unida al rol de sumiso que asume, por momentos me lo pintaban como a un pelele, le hacía perder el encanto. Por suerte, también he terminado por conocerlo a él y me he dado cuenta de que es un hombre con las ideas muy claras, que sabe lo que quiere, que se entrega sin condiciones, que nada censurable hay en sus gustos y necesidades, y que además está locamente enamorado de Conchita, porque desde el principio ha visto en ella a la mujer que siempre ha deseado tener a su lado.
Me ha encantado, me ha sorprendido y sin duda, la recomiendo.


martes, 16 de mayo de 2017

"Arcoíris" de Ana Álvarez

“Arcoíris” de Ana Álvarez.

SINOPSIS
Carla Suárez es una chica algo estrambótica a la que le gusta llevar el pelo de mil formas y tonos diferentes y vestirse con ropa de múltiples colores que a veces ni siquiera combinan entre sí; sin embargo, es un cerebrito: es ingeniero informático y habla nueve idiomas.
Nada más terminar la carrera recibe una oferta de trabajo, y cuando acude a la entrevista se encuentra con que Víctor Trueba, el hermano mayor de su mejor amiga, trabaja allí como psicólogo. Víctor es un hombre extremadamente serio y aburrido, que siempre lleva traje azul y corbata y de quien ella se burló mucho en su adolescencia.
Cuando empieza a trabajar se da cuenta de que ni él es lo que parece ni la empresa tampoco.

OPINIÓN
Siempre que empiezo una novela de Ana Álvarez ocurre lo mismo, desde el minuto uno logra despertar mi interés y a las pocas páginas ya me tiene totalmente enganchada, disfrutando de la historia; riendo, en este caso, con las ingeniosas salidas de los personajes; compartiendo sus emociones y sentimientos; devorando cada palabra, cada renglón, como si no hubiera un mañana. Y lo consigue porque sus historias, al menos para mí, resultan muy creíbles, muy cotidianas. ¡Qué no hace falta crear una trama complicada y llena de giros para hacer las delicias del lector! (Sí, vale, las novelas de tramas enrevesadas y giros inesperados también molan mucho)
Bueno, quizás Carla, por su aspecto, sus gustos y manías, no parezca una persona muy normal, pero es divertida, inteligente, extrovertida y sí, un poquito puñetera. Porque si de adolescente le encantaba martirizar al pobre Víctor, ahora que son adultos, la cosa no cambia demasiado. Sobre todo porque ella sigue viéndolo como un tipo soso, serio, aburrido y demasiado responsable, y no puede evitar meterse con él, provocarlo a la menor oportunidad. Pero ahora Víctor sabrá darle la réplica, responder a sus provocaciones, y en más de una ocasión, descolocarla con sus comentarios o confesiones, y todo ello con un aplomo que me enamoró. Bueno, eso y el ir descubriendo que no era tan estirado y serio como aparentaba… ¡Uuff! Me ha puesto muchísimo este chico. ¡Quiero un Víctor Trueba en mi vida!
Resumiendo: que los polos opuestos se atraen. Y eso es lo que sucede con este par, que más opuestos no pueden parecer  y se atraen; vaya si se atraen. Eso sí, si algo tienen en común es que ninguno quiere ser el primero en confesar lo que siente, y al final uno por otro…
A esta desorganización sentimental, hay que añadir algunos momentos en los que la situación en el trabajo se ha complicado y yo he terminado mordiéndome las uñas, aunque han resultado muy reveladores. Podemos sumar la presencia de la amiga metomentodo (amiga de Carla/hermana de Víctor), que además de dar consejos que nadie le pide, también sabe escuchar y prestar su hombro cuando es necesario.
Compañeros de trabajo, familiares y algún que otro personaje, completan el elenco de esta fabulosa historia. Cotidiana y sencilla, aunque con un pequeño toque de riesgo y aventura. Divertida, apasionada y muy colorista.
Merece la pena conocer a Carla y Víctor, su pasado en común, su presente... ¿y su futuro?
El título y la portada: perfectos.



viernes, 5 de mayo de 2017

"A las ocho en el Thyssen" de Nieves hidalgo

A las ocho, en el Thyssen
Nieves Hidalgo
SINOPSIS
¿Se puede publicitar una novela de zombis como romántica?
Alex Vílchez, autor reconocido de novelas de suspense, lo ha hecho animado por su editora, bajo el seudónimo de Robert Cooper. Es cambiar de tercio o no escribir, porque se encuentra en un bajón creativo. Y para sorpresa de todos, la novela rompe el techo de ventas, posicionándose en el número uno de romántica.
A Lucía, administradora de la web más visitada del género, casi le da un soponcio cuando se entera y lee la novela de zombis. Sube una crítica que hace que el libro baje quince puestos en un solo día, declarándole la guerra. Y Vílchez está dispuesto a presentar batalla, utilizando mil artimañas para fastidiar a la mujer que intenta hundirlo.
Casualidades de la vida, se encuentran en una cita a ciegas.
Lucía y Alex se atraen de inmediato. Pero ¿qué puede pasar cuando ella se entere de que Alex no es otro que su odiado Robert Cooper? ¿Qué hará Vílchez al saber que Lucía es la administradora de la web que le ha fastidiado las ventas y le está dejando en ridículo?

OPINIÓN
Quien haya leído a Nieves Hidalgo en alguna ocasión… ¡Qué narices! Quien lee a Nieves Hidalgo una vez repite seguro, porque la que vale, vale, sin importar el género que escriba. Y para muestra un botón: A las ocho en el Thyssen, novela con la que se estrena en la romántica contemporánea y además con notaza.
Es una historia muy divertida, con situaciones cómicas y hasta un poco rocambolescas que arrancan más de una carcajada. Cuenta con momentos memorables, maravillosos (de esos que se comentan con las amigas que también han leído la novela); casualidades mil que harán que estos dos se tropiecen en más ocasiones de las que desearían; mucha química, mucho deseo desenfrenado, muchas dudas pero más ganas; ese algo que surge y que parece que funciona… y el cirio pascual que se monta cuando descubren quién es quién.
Me han encantado los dos personajes. Ambos tienen mucho carácter, hasta me atrevo a decir que muy mala leche, son orgullosos, tercos y no se dejan avasallar por nadie.
Decir que nada más empezar a leer, me sentí muy identificada con Alex y su bloqueo (no, a mí no me ha pasado lo mismo que a él, era lo que me faltaba jajaja), la falta de ideas, la sensación de que nada de lo que escribe tiene consistencia... ya solo por eso, porque me he visto un poquito reflejada en él, ya me ha encantado. ¡Vale, solo por eso no! El muchacho además de estar pasando por un mal momento profesional (y personal), está de muyyyy buen ver y eso suma puntos sí o sí. Pero también me ha gustado su carácter un tanto agrio y un pelín borde. ¡Ojo!, que también sabe ser encantador, atento y agradable cuando la ocasión lo requiere. De su fogosidad mejor no hablo, que me acaloro de solo acordarme (¡aiiinss ese momento pasillo! ¡Qué momento! jajajaja)
Lucía también me ha gustado. Detrás de esa romántica empedernida, devoradora de libros y trabajadora incansable en su web de novelas romántica, se esconde una mujer con mucho genio; amiga de sus amigos; cabal (o al menos lo intenta) y con una vida ordenada y tranquila hasta que cierta novela pone su universo virtual del revés mientras Alex la pone del revés a ella, y su vida, de la noche a la mañana, se convierte en un caos que no sabe cómo manejar.
Los secundarios estupendos; el peludo de cuatro patitas mi preferido jajajaja. Tres parejas y una vecina entrometida que serán, alcahuetes, consejeros sentimentales, paño de lágrimas y cómplices en la peculiar relación que mantienen o intentan mantener los protagonistas. Mención especial para Pepa (la editora de Alex), que en algunos momentos, sobre todo al principio, me ha recordado mucho a alguien (no, no voy a decir a quién) que también sabe cómo apretarnos las tuercas y ponernos las pilas para que le demos a la tecla jejeje
También, con la parte en que se habla de la web de novelas románticas de Lucía, me he puesto un poquito sentimental y ha sido como estar en casa, porque aunque no conozco de primera mano el trabajo y los problemas que supone llevar un sitio así, sí que he pasado muy buenos momentos y he conocido a personas maravillosas gracias a una web de romántica (que además me vio nacer como autora).
De verdad, A las ocho en el Thyssen, es una novela que merece la pena leer y disfrutar, porque está plagada de escenas estupendas (divertidas, tórridas, tiernas, emotivas… discusiones, cabreros monumentales) y que, juntas, dan forma a la magnífica y original historia de Alex y Lucía. 


domingo, 23 de abril de 2017

"La verdad de una mentira" Sandra Bree.

La verdad de una mentira
Sandra Bree

SINOPSIS
Dispuesta a despejar dudas y, principalmente, a averiguar los motivos por los que su padre la abandonó entregándola a los cuidados de una amiga, Lorena viaja a España para conocer a su familia paterna. El retorno a su país no solo da los frutos que buscaba, sino que también destapa una trágica historia de envidias, celos y muerte. Y para complicar aún más la maraña en la que en pocos días se ha convertido su vida, aparece en escena Alejandro…
«Lorena observó al hombre alto de sonrisa aniñada. Era grande y hermoso. Tenía los hombros anchos bajo una cazadora de cuero negro y rezumaba virilidad por los cuatro costados.
―¿Y tú quién eres? ―le preguntó.
Su abuela se dio la vuelta y le regaló un guiño.
―Es Alejandro Montalbán, el prometido de tu prima Paloma…
».

OPINIÓN
Confieso que, acostumbrada a leer a Sandra Bree en histórica, me ha sorprendido encontrarme con una novela actual, pero lo cierto es que no tiene nada que envidiar a sus anteriores obras. De hecho, creo que se ha estrenado con nota. La forma de narrar no solo me ha parecido fluida y amena, sino cuidada y mucho más madura. No sé si ha sido a consecuencia del cambio de género o simplemente que, como el buen vino, Sandra mejora con cada nueva novela que escribe.
La historia es tierna (es el sello de identidad de la autora y creo que no lo perdería aunque escribiera novelas de terror jejeje), emotiva y también apasionada. Con unos personajes llenos de dudas, temores y mucho rencor. Sentimientos todos ellos que resurgen con fuerza cuando Lorena viaja a Madrid en busca de respuestas. Su presencia traerá de vuelta dolorosos recuerdos, desvelará errores cometidos en el pasado y dará más de una sorpresa; avivará odios, resentimientos y destapará mentiras, pero también hará fluir el amor (en todos los sentidos). Su familia, en especial su padre, están encantados con su vuelta, y aunque saben que hay mucho que explicar y bastante que perdonar, es innegable que adoran a la chica y desean que se quede junto a ellos, que no regrese a Roma.  
Entre Lorena y Alejandro la atracción es inmediata, se gustan, se desean y no pueden evitar querer estar juntos; solo hay un problema: Alejandro es el novio de Paloma, la prima de Lorena. Y hasta aquí voy a desvelar, dejaré que descubráis por vosotr@s mim@s qué sucede con este par de tortolitos. Decir que Lorena es una chica de ideas claras, que sabe lo que quiere y cuáles son sus prioridades. Aunque después, en la práctica, no logre resistirse a los encantos de Alejandro. Y él, solo os digo que no lo juzguéis antes de tiempo, es un cielo de chico, quizás su único defecto haya sido dejarse llevar por las circunstancias y no plantar cara en su momento a quien trataba de manipular su vida.
El resto de personajes, como familia que son, forman una piña en torno a Lorena, protegiéndola, aconsejándole y sobre todo demostrándole su cariño.
Y por supuesto, tratándose de una historia de Sandra, no podía faltar sorpresas y algún que otro momento de angustia y tensión en los que Lorena se verá implicada.
Una vez más, ha sido un placer leer a Sandra Bree, disfrutar de este cambio de género y ver que cada vez le pone más ganas y eso se refleja en lo que escribe.
¡Enhorabuena, Sandra!


"Suculento peligro" de Mina Vera.

Suculento peligro. Mina Vera

SINOPSIS
Dana Oteiza es una exitosa chef dedicada en cuerpo y alma a dirigir la cocina de Suculentos, restaurante de moda de Barcelona. Ángel Ribera es un inspector de policía inmerso en un importante caso de trata de seres humanos. Ninguno parece tener tiempo para nada que no sea trabajo. Cuando el equipo del inspector Ribera logra evitar que la mejor amiga de Dana sea secuestrada y vendida como mera mercancía, lo que empieza siendo una inocente invitación a comer en Suculentos, a modo de agradecimiento, se convierte en una extraña cita entre Dana y Ángel.
Sus caminos se han cruzado para bien y para mal. El destino les tiene preparadas varias sorpresas y no todas serán agradables. La vida de ambos estará en constante peligro mientras que su relación se convierte en algo intenso, sensual y profundamente apasionado.

OPONIÓN
De mano, si os gustan las historias de suspense romántico, tenéis que leer esta sí o sí… y si no os dan más, también. Porque solo por lo maravillosamente escrita que está, ya merece la pena. Pero además, cuenta con un pedazo de argumento, una trama muy bien hilada y muy sorprendente (mucho), y unos personajes estupendos con los que he disfrutado un montón. Bueno, también he sufrido un poquito, porque como la sinopsis adelanta, el destino se guarda en la manga alguna que otra sorpresa y no todas agradables.
Por cierto, la sinopsis: redonda. En un párrafo resume a la perfección la novela sin desvelar ningún dato relevante (qué sí, que sé que eso es o así debe de ser una sinopsis, pero, l@s que escribimos sabemos que al final, lo más complicado es la puñetera sinopsis y esta es perfecta). Y ya puesta, el título también me encanta, describe a la perfección la historia, la unión entre dos personajes y dos mundos muy diferentes pero que finalmente terminan encajando a la perfección.
Me ha gustado mucho la parte «culinaria» del libro. Esas escenas en las que se habla de «suculentos» platos, deliciosos postres, preparación de salsas… vamos, que yo le daba la Estrella Michelin a Mina Vera pero ya. Y puestos, también una placa de poli (aunque sea honorífica), porque la parte policial, la de la investigación, me ha parecido muy creíble. Porque este equipo no son super héroes, son gente corriente, que tiene o intenta tener vidas propias, que sufren, ríen y aman como el resto de los mortales, mientras se dejan la piel para atrapar a los malos.
Creo que con esto he dejado claro que la ambientación es más que maravillosa. Da la sensación de que la autora controla tanto el mundo de los fogones como el de las comisarías. Se la siente cómoda escribiendo sobre el tema, porque la lectura es muy fluida, todo encaja y como digo, es muy creíble.
Apuntar que a Mina Vera no solo se le da bien el suspense romántico, no, la romántica histórica también se le da de cine. La prueba: “Noches perdidas”. ¡Estupenda!
En cuanto a los protagonistas, pues más de lo mismo. Son ideales, pero no por perfectos sino por humanos. Tiene defectos y virtudes, aman, dudan, sufren… Ha sido un placer conocerlos, vivir junto a ellos el extraño inicio de su relación, las reservas a pesar de la evidente atracción… y es que la química entre ellos es brutal. Y no quiero decir nada (aunque con esto lo diga todo) de esos momentos más íntimos y carnales… ¡Madre mía! Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una escena hot como con las de Dana y Ángel. Subiditas de tono pero en absoluto vulgares.
Vamos, que esta pareja es un amor, que es imposible que no te enamores de ellos (más de él, claro, porque el poli está de toma pan y moja y moja y moja)

En cuanto a los secundarios no quiero extenderme, aunque sí que es cierto que son importantes (sobre todo los que llevan placa) para el desarrollo de la novela. Volcados por completo en el caso de la trata de personas, pero sobre todo demuestran que son compañeros, amigos, y está ahí siempre que se les necesita.

Conclusión final: la he disfrutado muchisísimo. Es una novela redonda, impecable la mires por donde la mires… ¿qué más se puede pedir? Yo creo que nada. Así que si no la habéis leído aún, a por ella. Seguro que no os arrepentiréis.



sábado, 15 de abril de 2017

  
Luces y sombras, de Ana Álvarez.
Lucía es enfermera, y empujada por su amiga íntima acepta un trabajo temporal en un centro de deportes de riesgo en la Sierra de Gredos. El lugar está gestionado por la familia Navas y cada uno de los cuatro hijos lleva una parte de las actividades.
Nada más llegar allí, Lucía se topa con Álvaro, el mayor de los hermanos; un hombre desagradable, hosco y con un pasado turbulento que profesa una intensa animadversión contra las mujeres desde su separación matrimonial.
Solo la hija de este, la pequeña Berta, logrará un acercamiento entre ambos, lo que hará que Lucía descubra que él no es lo que aparenta… y quizá tampoco sea cierto lo que se cuenta de él.
Opinión:
Leer a Ana Álvarez siempre es un placer, sus historias resultan adictivas, tienen ese algo, ese ingrediente secreto que no tod@s encontramos a la hora de escribir, que atrapa, que engancha, que no te permite soltar la novela hasta llegar al final. Y no porque nos cuente grandes hazañas, intrincados enredos o misterios imposibles de aclarar. No, lo que Ana Álvarez comparte con nosot@s son vidas, vidas con momentos divertidos, tristes, apasionados e incluso con malos, muy malos momentos… son historias muy reales, para mí muy creíbles. Y lo son porque se sienten, se sufren y disfrutan junto a los protagonistas.
En este caso, ambos personajes están marcados por un pasado plagado de sombras, que de una manera u otra han dejado huella, afectando su carácter, su actitud ante la vida, su manera de comportarse según qué situaciones… Sombras que poco a poco y sin pretenderlo, irán despejando juntos.
Me ha encantado lucía, por su actitud positiva y luchadora, porque a pesar de todo ha sabido salir a delante y no deja que su pasado la condicione, al menos no siempre. Es inteligente, decidida, leal e íntegra, una profesional competente y una amiga formidable, que sabe ver, desde un principio, lo atormentado que está Álvaro. No hace juicios, no atiende a chismorreos y valora a las personas por los actos que ve por sí misma.
Y Álvaro, ¡madre mía este hombre! Creo que nunca o pocas veces me había topado con un personaje tan borde y desagradable, pero me ha pasado como a Lucía, a pesar de sus desplantes, de sus malos gestos y lo déspota de sus respuestas, quise creer que debajo de todo aquel rencor había más, mucho más. No todo podía ser como decían. No, pero mejor lo conocéis por vosotras mismas. Porque merece la pena compartir ese verano en el centro de ocio con esta pareja, pendientes de cómo poco a poco van derribando barreras, abriéndose el uno al otro pero sin terminar de acercarse, manteniendo esa distancia de seguridad que les permite estar cómodos y sentirse a salvo de sufrir.
De los secundarios, además de Sonia, la alocada amiga que arrastra a Lucía hasta la sierra de Gredos y el guapísimo Sergio, uno de los hermanos de Álvaro, que juntos pasaran un más que estupendo verano. Carolina, Quique y Antonio completan la familia que está al frente del centro de ocio. Y por supuesto, no me puedo olvidar de este personajillo que en cierta manera es la responsable de que Lucía y Álvaro se descubran, ella es Berta, la hija de Álvaro. La niña es un cielo y como digo, será gracias a ella que los protagonistas pasaran tiempo juntos, aprendiendo a tolerarse en un principio, disfrutando de la compañía más tarde.
En cuanto a la trama y la ambientación, ya he mencionado que la primera no es enrevesada ni complicada, pero sí está bien hilada. Todos los cabos del pasado, todo los hechos que poco a poco se van desvelando están bien atados y nada parece sacado de la manga en el último momento. Es una historia redonda. En cuanto a la ambientación, la verdad es que ahora mismo no sabría decir si cuenta con muchas descripciones (más bien me suena que no), pero lo cierto es que no he tenido problemas para imaginar el fantástico lugar que la autora ha inventado para nosotr@s. Las cabañas, las actividades, las caminatas por el monte o las rutas en bicicleta… vamos que a una le entran las ganas de calzarse las botas y salir a disfrutar de la naturaleza.
Una vez más, dar mi enhorabuena a la autora por esta estupenda novela. Gracias por crear a estos personajes tan humanos, tan perfectamente imperfectos, con los que disfrutar.


miércoles, 5 de abril de 2017

"Quédate conmigo" de Ebony Clark

“Quédate conmigo” de Ebony Clark
SINOPSIS
Era la actriz principal de la serie de mayor audiencia de la BBC y su carrera atravesaba su mejor momento. Las mujeres envidiaban su vida y los hombres la deseaban. Unas y otros desconocían que cuando las luces del plató de grabación se apagaban Lori Chase era tan solo un producto televisivo. Amanda odiaba todo cuanto ese estilo de vida representaba y añoraba todas las pequeñas cosas que no tenía desde que se había convertido en una superestrella. Por eso, cuando su amiga Kitty le hizo aquel regalo, no dudó un segundo en subirse a un avión y dejó atrás un Londres lluvioso, un apartamento frío y un compañero de reparto repugnante y mentiroso.
Al llegar a Harmony Rock, Amanda conoce al peligrosamente atractivo Tyler McKenzie, un hombre inmune a sus encantos que en lugar de intentar colarse en su cama, pretende mantenerla alejado de él y de todo el estado de Texas.

NOTA DE LA AUTORA: Lo mucho o lo poco que los derechos de autor de este libro puedan generar, lo necesitan mucho más los niños en situación de pobreza que se benefician del Programa de Becas de Comedor de la ONG EDUCO.ORG. Por lo que la cantidad que la Editorial me liquide cuando corresponda, será íntegramente donada a dicha ONG. Porque hay muchas clases de amor y muchas formas de demostrarlo, esa será nuestra humilde aportación, para los niños, de parte de los McKenzie… ¡¡Gracias!!

OPINIÓN
Aunque tengo un montón de novelas pendientes, no pude resistir la tentación de ponerme con esta nada más la compré. Quizás porque el gesto altruista de la autora me conmovió y me pareció que bien merecía un trato de favor. Y lo cierto es que ha merecido la pena, porque la historia me ha encantado, como me ha encantado la fluidez con la que escribe esta mujer. Ha creado una fantástica historia de personajes, en la que el peso, la mayor parte al menos, recae sobre los protagonistas y la peculiar relación que mantienen.
Ebony no se ha detenido en describir el paisaje, las estancias o el rancho (tampoco se echa de menos), sin embargo sí que ha tratado con mimo y esmero la parte emocional. Estupenda la forma en que te hace partícipe de lo que sienten y piensan los protagonistas. Ha plasmado a la perfección la atracción que sienten e uno por la otra y las contradictorias emociones que esto les provoca; sus estados de ánimo y su ingenio. Porque si algo tiene esta novela, además de momentos intensos y maravillosos, es el ingenio. Me han parecido divertidísimos los diálogos, el constante tira y afloja, las discusiones… ¡Un diez!, de verdad.
Y qué decir de la tensión sexual que hay entre ellos con cada nuevo encontronazo, en cada rifirrafe… es tremenda y sobre todo muy bien administrada. Te da una de cal y otra de arena, te hace suspirar deseando que se acorte la distancia entre sus cuerpos, que sus labios se encuentren al fin para acabar con las ansias de los protas, para luego frustrar nuestras esperanzas y hacernos esperar con más ganas la siguiente escena. Si esta pareja ha estado a punto de perder la cabeza, yo he estado ahí ahí también jejeje. Qué bien manejado, que manera de mantenerte expectante. ¡Magnífico!

El desarrollo de la trama también me ha gustado. Poco a poco va poniéndote en antecedentes, contando, sin extenderse, los problemas que la familia McKenzie tiene con el rancho, de manera que lo nada de lo que ocurre te toma por sorpresa. Además de añadir algún que otro lío y mal entendido con los que ha dado más emoción al argumento.

Los protagonistas, maravillosos, tercos y decididos. Tyler con un endemoniado carácter y siempre refunfuñón, y a pesar de ello, adorable y por supuesto guapísimo.
Ella, Amanda, a pesar de ser una mujer dulce, es también una luchadora, una superviviente que no se amedranta ante el mal humor de Tyler ni se deja impresionar (y si lo hace se lo guarda) por los rudos modales de aquel hombre que, a pesar de su eterno ceño fruncido y sus desplantes, la atrae como la luz a una polilla.
Como he dicho, la química entre ellos es brutal y se nota cada vez que están cerca el uno del otro.

Los secundarios encantadores. Los McKenzie son de ese tipo de personajes que se hacen querer, porque son buena gente, amables y cariñosos. Y luego está Kitty, la amiga del alma de Amanda, prima lejana de los McKenzie y un terremoto con muy malas pulgas y unos golpes buenísimos.
Sí que he echado en falta la aparición de la hermana de Amanda, más que nada porque se la menciona en varias ocasiones y en ningún momento da señales de vida.
Y sí, estoy deseando leer la segunda entrega, que promete ser movidita viendo quienes son los protagonistas.

En resumen, una historia estupenda que merece la pena leer y con la que pondremos nuestro granito de arena para una buena causa Programa de Becas de Comedor de la ONG EDUCO.ORG





jueves, 12 de enero de 2017

"No puedo amarte" de Mery Eirabella

“No puedo amarte” de Mery Eirabella.
Libro 3º de la Serie Secret Life
Sakis Chrysomallis y Colin O'Donnell son completamente opuestos. No hay nada en ellos que indique que podrían estar juntos y, sin embargo, sienten una profunda atracción el uno por el otro. Hay muchas cosas que los separan como, por ejemplo, la posición social de Sakis, su educación y el convencimiento de este de que debe proteger a su familia y el imperio de su padre ocultando su homosexualidad. Colin, criado por unos padres demasiado ocupados que le dieron más de lo que realmente necesitaba, no oculta lo que es y ha caído en una espiral de autodestrucción que amenaza con arrastrar a cualquiera que se acerque a él. Ambos tendrán que superar muchos obstáculos para poder estar juntos, pero su relación parece destinada al fracaso y finalmente se separan.
Diez años después de los sucesos de Por ti, Alexandros, se encuentran de nuevo y, ante ellos, se presenta la oportunidad de retomar su tortuosa relación. ¿Podrán dejar a un lado los problemas del pasado y empezar de nuevo o, por el contrario, darán la espalda a su pasado juntos?

Opinión:
¿Dar la espalda a su pasado juntos? ¡Jamás!
Lo que sienten el uno por el otro es demasiado grande, demasiado intenso para echarlo a un lado y seguir con sus vidas como si no se hubieran conocido, como si todo lo que han compartido, sufrido y disfrutado no significara nada. ¡Imposible! Lo hemos comprobado libro a libro, aunque a estos dos se les podría aplicar aquello de ni contigo ni sin ti.
Ahora vamos a lo que interesa: la tercera entrega de la serie Secret Life. La definitiva, la que nos muestra cómo fueron los inicios de esta tempestuosa relación entre Sakis y Colin, la que da respuestas, la que nos hará sufrir, la que nos hará enamorarnos más si cabe de este par de dos. Sabremos, de una buena vez, por qué a pesar de ese amor incondicional que sienten, de esa amistad que ni el tiempo ni la distancia pueden quebrar, no pueden estar juntos. Y desde ya os digo que vais a pasarlo mal, aunque si habéis leído las anteriores de sobra os haréis una idea, porque sabéis de primera mano que la autora no se anda con chiquitas, que plasma las desdichas, el sufrimiento y la peor cara del ser humano, que no busca contarnos un cuento de hadas sino una historia que bien podría ser verdad, porque la maldad del hombre no conoce límites. Con esto tampoco os quiero asustar a las que no habéis leído la serie. ¡Qué no!, que a pesar de los… pormenores, la historia es preciosa, intensa y muy muy emotiva. Conoceremos mejor a Sakis, que desde siempre ha sido un cacho de pan, un hombre leal, con principios, que ama sin condiciones, que se entrega en cuerpo y alma a una relación que sabe no tiene futuro. ¡Imposible no quererlo!
Y Colin. ¡Ains, Colin! Con este chico no ganamos para sustos y disgustos. Porque desde el primer libro intuimos, sabemos, que algo malo, muy malo, le ha tenido que pasar al muchacho para ser cómo es, para actuar como lo hace. ¡Y vaya si le ha pasado! Normal que Sakis aguantara carros y carretas con y por él, porque con semejante experiencia es duro volver a salir a flote, porque sabía que sin su ayuda, sin su apoyo no lo conseguiría a pesar de que al ofrecérsela… No, no voy a seguir por ahí. Nunca destripo las novelas al hacer una reseña y no lo voy a hacer con esta, pero es que hay tanto de lo que hablar, es todo tan tremendo, tan de tener que comentar, que me cuesta no hacerlo.
Pero no, disfrutad por vosotras/os mismas/os de esta última entrega porque merece la pena. Porque como siempre, las sensaciones y sentimientos que Mery Eirabella logra transmitir son increíbles, te atrapan y te sumergen en la historia, te hacen cómplice de los protagonistas sin importar quienes sean (no siempre han sido Sakis y Colin los protas, al menos no exclusivamente) o lo que hagan. La carga emocional es tan grande, tan fuerte, que es imposible permanecer indiferente.
Adoro esta historia, esta relación, este Amor, que la autora ha ido desgranando a lo largo de tres libros. Adoro a Sakis y Colin porque los conozco, porque he visto lo mejor y lo peor de ambos, porque he vivido con ellos los buenos y los malos momentos, los he visto equivocarse, los he visto crecer, madurar y sobre todo amarse. Adoro la forma de escribir de Mery Eirabella, su fluidez, su destreza a la hora de describir ciertas escenas, plasmando a la perfección cada emoción y sentimiento (buenos y malos) y lo mucho que cuida los detalles, lo trabajado del texto, lo exigente que es con lo que escribe… no cabe duda de que es una gran escritora a la que recomiendo cien por cien leer.


domingo, 8 de enero de 2017

"Alma vikinga" de Nieves Hidalgo.

“Alma vikinga” de Nieves Hidalgo
Odín, dios de la guerra, le había elegido. Educado en las armas, el primogénito de la casa de Vadin había sido llamado para grandes conquistas.
Cruzó los fiordos para adentrarse al sur, para doblegar bajo el poder de su brazo a cuantos pueblos se opusieran a su cometido. Era un semi-dios. Un vikingo. Y al igual que sus dioses, la cólera y la valentía le caracterizaban.

Sayka, hija de Zollak, había tomado las armas en el puesto de su hermano menor para defender a su pueblo de todo tipo de invasores.
Amparado él por Odín, seguidora de la fe cristiana ella, se enfrentarán en medio de un mundo regido por la sangre y por la espada.
La codicia, el odio, la venganza... Sentimientos que, unidos a la ardiente fe del pueblo al que pretende someter, conseguirán que Ishkar dude de su condición de semi-dios y de sus creencias.

Opinión:
Confieso que la primera vez que me puse con esta novela la dejé a las pocas páginas. Encontrarme nada más empezar con matanzas, sacrificios y con el que intuyes será un personaje algo más que problemático, me echó para atrás; no era lo  que me apetecía leer en ese momento (al menos eso pensé entonces). Pero como sé que lo que Nieves Hidalgo escribe nunca me decepciona, volví a ponerme con él hace unos días.
Al releer las primeras páginas, las sensaciones ya no fueron las mismas que la vez anterior. ¡Ahora sí! Había llegado el momento de enfrentarme a tan bárbaros vikingos y sus sanguinarias costumbres. Y como cabía esperar, me ha encantado.
La historia es estupenda; intensa, pasional y en ocasiones divertida. Los protagonistas, Ishkar y Sayka (unos nombres preciosos además de muy adecuados), consiguen que así sea con sus constantes disputas. Ambos son personas de carácter fuerte, son guerreros y lo demuestran en cada enfrentamiento. Enfrentamientos todos ellos memorables y emocionantes.
Me cautivó Sayka, por su coraje, valentía y lealtad. Imaginarla blandiendo una espada, enfrentando a su enemigo sin amedrentarse a pesar de la fiereza de este, fue genial. Está claro que esta muchacha no es ninguna damisela en apuros, ella sola se las apaña muy bien para defenderse y proteger a los suyos. Pero también me ha gustado descubrir que tras esa coraza de guerrera latiera un corazón capaz de reconocer sus errores, de ceder y enamorarse.
Él, Ishkar, el fiero y bravo semi-dios, el guerrero invencible, el enemigo implacable… ¡naaah! Que no es tan fiero el león como lo pintan. Que sí, que es un gran guerrero, que tiene la suerte de su lado y siempre… casi siempre sale ileso de las batallas, que sabe mandar y sus hombres le obedecen y admiran por ello, que ante todo respeta la familia, aprecia la lealtad y el valor, que cada vez se siente menos cómodo con las sangrientas costumbres de su pueblo, que es comedido y justo, que lo pierden unos feroces y desafiantes ojos azules, que… vamos que es perfecto y adorable, además de contar con un cuerpazo de escándalo digno de un dios. Y si a eso le sumamos, el efecto que Sayka tiene sobre él, lo mucho que cede y cambia por complacerla, la confianza que termina depositando en ella a pesar de ser enemigos, la forma en que, sin darse cuenta, se enamora de ella, entonces la ecuación está completa y el éxito de la historia asegurado. (Se nota que el chico me ha enamorado, ¿verdad?)
Secundarios hay muchos y todos ellos importantes para la trama. Me encantó el hermano menor de Sayka, el chiquillo apunta maneras para ser (llegado el día) un líder integro, fuerte y querido; Zollak, el padre de la chica; el primo, la tía, las hermanas; Erik, el hermano de Ishkar; Goonar, su amigo, su mano derecha y el que le guarda las espaldas… todos ellos ayudan a dar forma a la historia, apoyándolos, conspirando, amenazando o defendiendo a la pareja. Cada uno aporta su granito de arena para convertir la historia en emocionante, intrigante, apasionante, redonda y perfecta. La ambientación estupenda, me he sentido transportada a un campamento vikingo, al campo de batalla y he paseado por los pasillos del hogar de Sayka.
Una novela corta, que se lee sola y que seguro os va a encantar, porque la relación que surge entre estos dos engancha desde el principio.




lunes, 2 de enero de 2017

"El secreto de Julia" de Sandra Bree

“El secreto de Julia” de Sandra Bree
Cuando tras la muerte de su madre, Julia abandona su tranquila y relajada vida en Boston y regresa a París, la ciudad en la que vivió su infancia, el cambio produce en ella ansiedad y miedo. Todo es debido al oscuro secreto que solo su prima Judith conoce y que amenaza con desvelar si no se aviene a sus exigencias: deberá enamorar a Marco Randalf, hijo del marqués de la Rose, y abandonarle después. Si cumple el trato, Judith callará para siempre. De lo contrario, no tendría piedad con ella.
El plan no parece muy difícil y Julia está segura de que podrá llevarlo a cabo. Sin embargo, todo se complica cuando acaba perdidamente enamorada de Marco. Saldrá perdiendo tanto si le abandona como si se arriesga a que se conozca su secreto. ¿Le merecerá entonces la pena luchar por algo que desde el principio parece estar abocado al fracaso?

Opinión:
El secreto de Julia, además de ser el título de la novela, es el hilo conductor  de la misma. Será ese secreto, el mantenerlo a salvo, el que origine toda una serie de acontecimientos que dan forma a la historia desde el comienzo. Un secreto que la autora no ha querido ocultar al lector y que nos va revelando con pequeñas pinceladas de recuerdos y a través de la angustia de Julia, después, será Judith (la prima) la encargada de confirmar lo que ya imaginábamos. Y lo hace, como no, para chantajear a Julia, porque Judith es la mala malísima de la historia. Es envidiosa, codiciosa, altanera y vengativa, vamos, que es un amor de mujer, que no solo quiere sacar partido del poder que tiene sobre su prima sino que quiere atrapar a Marco (la chica además de mala es un poco necia e ingenua, la verdad).
Marco, nuestro prota, no es el sinvergüenza, mujeriego que Judith le pinta a Julia, sino todo un caballero, serio, amable, atento, cariñoso y muy paciente. Es un hombre encantador… ¿cómo no enamorarse de él?
Y Julia, además de bonita, es inteligente, independiente y propensa a saltarse según qué reglas. Solo el recuerdo de lo ocurrido años atrás la atormenta y condiciona su vida, más desde que su prima ha decidido utilizarlo en beneficio propio. Ese miedo, será el que le impida ser realmente ella, al menos la mayor parte del tiempo, porque su carácter decidido no se deja aplacar durante demasiado tiempo.
Los secundarios, aunque con menos peso, son importantes para la trama, sobre todo para la vida de Julia. Por un lado están su padre y su abuela, que la adoran; por otro, los padres de Judith, que ponen el punto negativo en la vida de la muchacha. Todos juntos, ayudan a dar forma a la historia, apoyando o no a Julia en todo el enredo que se genera por culpa de ese secreto. Un secreto que traerá cola, que dará más de una sorpresa y algún que otro disgusto.
Una historia entretenida, escrita con el inconfundible estilo de Sandra Bree, repleta de esos toques de ternura que no pueden faltar en sus relatos, una buena ambientación y una trama muy de su estilo también, de esas en las que siempre pasan cosas, incluso cuando ya crees que nada más puede ocurrir, Sandra siempre tiene una última vuelta de tuerca para liar la madeja. Por suerte siempre sabe cómo desliarla y dejar todos los cabos atados y todo en su sitio.