viernes, 11 de agosto de 2017

"La noble ladrona" Mariam Orazal

“La noble ladrona” de Mariam Orazal
Cuando el corazón te dicta que reclames a una mujer y tu decencia te dice que te mantengas alejado... 
Lucas Gordon, marqués de Riversey, sabe que la atracción que siente por Megan no va a desaparecer después de cinco años de sufrimiento callado. Tal vez ha llegado el momento de dejar de espantarle pretendientes y cortejarla públicamente. 
Cuando la mayor locura es intentar poner freno al amor... 
Lady Megan Chadwich nunca hubiera esperado que la aventura más intrépida y arriesgada de su vida la lanzase a los brazos del hombre por el que ella creía que sentía un antipático afecto. 
Cuando ambos se rinden a la dulce pasión que les atormenta, los misteriosos orígenes de Lucas se interpondrán en el que podría ser el compromiso más prometedor de la temporada londinense. 
¿Podrán Lucas y Megan superar los escándalos que amenazan con separarlos para siempre?
OPINIÓN:
He perdido la cuenta de las veces que he leído y escuchado ese rotundo: «No leo autoras españolas». Y aunque soy de la opinión de que para gustos colores y que cada cual hace de su vida un pandero, un solo pensamiento se me pasa por la cabeza ante esta declaración: ¡Vosotras os lo perdéis!
Hace ya mucho tiempo que descubrí que en este país hay muchísimo talento, y lo confirmo con cada novela que leo; las autoras de habla hispana nada tienen que envidiar a las anglosajonas. ¡Nada!
Y así lo demuestra “La noble ladrona” que tanto me ha recordado a aquellas primeras novelas históricas que leía de adolescente. He vuelto a sentir la magia del género, he vibrado con cada escena, con cada giro; me he emocionado y he vivido la historia como solo se puede hacer cuando está maravillosamente bien contada y desarrollada, y con unos personajes sólidos que saben manejarse entre renglones para salir airosos de los enredos de una trama original, divertida y apasionada. Una trama en la que Mariam ha sabido plasmar con palabras todos y cada uno de los sentimientos y emociones de los personajes (en especial de los protas). En más de una ocasión me he descubierto ansiosa, agitada, con el pulso acelerado (y no estoy exagerando) y casi conteniendo el aliento como si fuera yo la que me encontraba entre los brazos de Lucas, la que me estuviera derritiendo con el calor de sus besos, ante el sabor de su boca y la audacia de sus caricias… (es pensarlo y me acelero de nuevo). Maravillosos momentos hot entre Megan y Lucas; sugerentes, excitantes y elegantes.
Ni que decir tiene que la novela está muy, muy bien escrita, con un lenguaje acertado y cuidado, muy apropiado para la época en la que se desarrolla la historia. De verdad que  me ha encantado descubrir a Mariam Orazal porque escribe de fábula.
La ambientación, magnífica. Los personajes, estupendos todos ellos. Y los protagonistas, adorables.
Megan me ha fascinado con su carácter decidido, su arrojo y su lealtad. Nada ni nadie la frena si considera que está haciendo lo correcto, más si es por ayudar a su queridísima amiga (¡Ains, la pequeña Malone, que ganas le tengo a esta también!). Y luego esa soltura, ese desparpajo que muestra frente a Lucas, esa manera de encararlo y desafiarlo aunque él parezca a punto de estrangularla; ese puntito de rebeldía, de mujer adelantada a su época, pero sin perder de vista las normas por las que sabe debe regirse su vida. Sin duda una gran protagonista.
Lucas. Lucas Gordon, marqués de Riversey (aquí debería poner una ristra de corazoncitos), me ha enamorado desde el minuto uno. Con su porte elegante y distinguido; su cinismo, sus sonrisas ladeadas y ese puntito canalla; la seguridad en sí mismo que transmite en todo momento; el saberlo enamorado desde hace años y lo mucho que le afecta estar cerca de Megan; ese batallar constante consigo mismo para mantener bajo control el deseo que lo consume y aparentar normalidad; comportarse como el viejo amigo de la familia que es, sabiendo que se muere por meterse bajo las faldas de la hermana de su mejor amigo… todo esto y muchooo más, ha sido lo que me ha enamorado perdidamente de Gordon. ¡Adorable!
Y no voy a extenderme más. Solo decir que os la recomiendo cien por cien. Que no solo está bien escrita y cuenta con unos protagonistas maravillosos, además la trama es estupenda, bien hilada y guarda sorpresas  que dan emoción a la historia.
¡Para no perdérsela!





martes, 25 de julio de 2017

"En aguas extrañas" de Díaz de Tuesta


“En aguas extrañas” Díaz de tuesta

SINOPSIs
«Novela finalista del VII Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR»
Año 1666. Mariana Sánchez de Orozco ha llegado a Sevilla para viajar en la Flota de Indias y reunirse con su prometido en el Nuevo mundo. Sin embargo, el día anterior a embarcarse, su tutor, el conde de Ferralta, aparece muerto en su habitación de la posada. Mariana sospecha que se trata de un asesinato, y sabe que algo grave está ocurriendo, pero cuando el notario Cosme Heredia le informa de que su prometido lleva años dedicado a la piratería, no cabe en sí de asombro.
Debe reunirse con él y llevarle un supuesto perdón real, pero tiene un problema: en la Flota de Indias no pueden viajar mujeres solas, únicamente las acompañadas de familiares varones o las que sean capaces de probar que han sido reclamadas desde el Nuevo Mundo por sus familias.
Mariana carece de ambas cosas, pero el notario Heredia le ofrece una solución: un buen «matrimonio por sorpresa».

OPINIÓN
No sé si seré capaz de plasmar aquí todo lo que me ha hecho sentir esta novela, porque ha sido una lectura tan intensa y llena de emociones que dudo poder encontrar las palabras.
Nada más empezar te encuentras con un suceso que no solo trastoca los planes de Mariana y su tutor, sino que resulta, cuanto menos, inquietante. Más cuando no tardas en descubrir que el hombre que se supone debe ayudarla, no es tan de fiar como cabría esperar. Una maraña de mentiras se teje en torno a Mariana y su futuro sin que ella se dé cuenta ni pueda hacer nada para evitarlo.
Y así, de esta manera, con el listón bien alto (y sin decaer en ningún momento, siempre arriba), empieza una historia llena de acción, aventuras, contratiempos, traiciones, intereses de todo tipo e intrigas, que pondrán en peligro la vida de Mariana y la de los dos hombres que significan algo para ella. Una historia en la que la crueldad de algunos de los personajes (creo que fiel reflejo de la posición social y el estilo de vida de cada cual) no conoce límites. Una historia en la que cada palabra, cada expresión, junto con la ambientación, te transportan directamente a la época en la que se desarrollan los hechos. ¡Qué cuidado el vocabulario! ¡Qué cuidados todos los detalles!
“En aguas extrañas” es una clase magistral (masterclass, que se dice ahora) de historia adornada con un poquito de ficción. Me maravilla el trabajo de documentación y las horas de investigación que se palpan detrás de cada párrafo, cada escena, cada descripción. Y todo ello perfectamente ensamblado en esta espectacular y en ocasiones espeluznante trama, que me ha tenido en vilo desde que empecé a leer. Porque los protagonistas no han resuelto un problema, cuando ya se les echa encima otro peor que el anterior y más complicado de solucionar. Algo normal viendo la clase de gentuza con la que se ven obligados a tratar (piratas, un cura muy de la época, algún que otro capullo recalcitrante y nobles depravados y corruptos). Porque al final, no todos son lo que aparentan ser y aquí no se libra de las sospechas no el apuntador. Toda esta situación no hace más que poner a prueba el ingenio de la pareja para intentar salir bien parados, obligándolos a tomar difíciles decisiones que pondrán en peligro sus vidas y el vínculo que los ha unido desde el principio.
Pero no todo son angustias y problemas (todo no, pero casi jejeje), también ha momentos para reír y por supuesto, suspirar, porque nuestro galán tiene sentido del humor, es ingenioso y divertido, y ella no se queda atrás al darle la réplica a una pulla o al responder a sus caricias.
Y qué decir de los planteamientos políticos, religiosos y sociales que se mencionan, discuten o critican en la novela. Cada personaje, dependiendo de su estatus social, tiene sus ideas, fiel reflejo estas de una sociedad decadente, manipuladora y cruel que funcionaba a base de sobornos e intereses. Serán los protagonistas, con su manera de pensar y ver las cosas, con su compasión y su sentido del honor y la justicia, los que pongan el punto de crítica a esta etapa de la historia de España.
Como podéis imaginar, la trama no tiene nada de sencilla. Es enrevesada, tiene mil giros inesperados que la lían cada vez más, pero todo está medido, atado y rematado a la perfección. Ni un solo cabo suelto queda al final de tan trepidante aventura.
Creo que sobra decir que los protagonistas me han enamorado, por su arrojo, su determinación, sus ganas de hacer que las cosas salgan lo mejor posible. Son estupendos y tal para cual. Y eso se ve desde el mismo instante que se conocen. La química entre ellos es brutal, y será esa atracción la que les ayudará en algunas ocasiones a superar los escoyos y poder confiar el uno en el otro. Aunque el resto, con sus maquinaciones y mentiras, no se lo pondrán nada fácil.
En cuanto a los secundarios, son muchos y muy bien trabajados. Cada cual juega un papel en la trama, algunos llegan a ser realmente odiosos, hasta repulsivos, y han despertado mi instinto asesino. Otros, sin duda, son bien peligrosos. Y luego hay uno en concreto (no daré nombres para no hacer spoiler) que me ha generado sentimientos encontrados, porque a pesar de su crueldad y de lo despiadado que pueda llegar a ser, tiene sus motivos… y al final hasta le he cogido cariño.
Una vez más me quito el sombrero ante esta gran autora, que con cada nueva novela demuestra el talento, la imaginación y los conocimientos que posee. ¡¡Bravo, grande!!
Una lectura, a mi modo de ver, IMPRESCINDIBLE.


"Toda la verdad" de Lola Rey


“Toda la verdad”  Lola Rey

Sinopsis
Novela finalista del VII Premio de Novela Romántica Vergara-RNR
Rachel Taylor es una intrépida periodista para la que su trabajo es lo primero. Una de sus investigaciones la lleva a la plantación de Chase Elliot, un rudo y atractivo granjero que intenta mantenerla alejada de su propiedad. Pero Rachel no dará su brazo a torcer y hará todo lo posible para escribir lo que ella cree que es el reportaje de su vida, incluso desafiar a Chase abiertamente.
Lo que comienza como un choque de voluntades acaba en una irresistible atracción contra la que no podrán hacer nada. Sin embargo, la reticencia de Chase no es a lo único a lo que Rachel se debe enfrentar, pues un peligro desconocido la acecha amenazando todo lo que es importante para ella.

Opinión
Lo primero decir que fue toda una sorpresa enterarme de que Lola Rey cambiaba de tercio y nos ofrecía una novela actual con tintes paranormales, algo muy, muy diferente a lo que nos tiene acostumbrad@s. Por supuesto, me picó la curiosidad y a por ella que me fui. Contar también que el tema de los OVNIS, los avistamientos, los fenómenos extraños, fue, hace años y durante mucho tiempo, un tema que me apasionó, y siempre he sido de la opinión de que no podemos estar solos en el Universo. ¡Qué triste si así fuera!
Pero vamos al grano, que no estoy aquí para hablaros de mis creencias o viejas aficiones, sino para hablar de la nueva novela de Lola Rey, a la que desde ya felicito, porque es una historia maravillosa. El argumento, la ambientación, los personajes… lo bien escrita que está, los diálogos… todo es perfecto. Me lo he pasado de miedo leyéndola, imaginando (o especulando) sobre el origen del circulo en la cosecha de Chase; ansiando respuestas, deseando que se despejaran las dudas; disfrutando con los rifirrafes de esta temperamental pareja, con la química que surge entre ellos, la forma en que terminan por sucumbir a la tentación; elucubrando sobre las intenciones y la identidad del archienemigo de Rachel.
Me ha fascinado la forma en que Lola ha manejado todo el tema del círculo (del fenómeno OVNI en general). Me ha resultado todo muy creíble, y no porque sea un tema que me interese, sino porque lo ha tratado, creo, de forma objetiva y realista, basándose en lo que se sabe o se conoce, sin añadir imágenes que posiblemente la hubieran convertido en una historia más fantasiosa. Ese toque de realidad ha sido sin duda el que me ha ganado (además de la historia entre los protas, claro). Se nota que se ha documentado, que no solo se ha limitado a dejar volar la imaginación. Y además, me ha parecido una trama muy, muy original.
Y con unos protagonistas estupendos. Rachel me ha encantado, porque es tenaz y decidida, no deja que nada se interponga entre ella y su gran pasión: investigar y escribir sobre todo tipo de fenómenos extraños. Aunque su magullada autoestima le juegue alguna mala pasada de vez en cuando. Pero en general una leona que saca las uñas cuando ve que su mundo, su vida, su trabajo, peligra. Es una luchadora.
Y qué decir del rudo granjero, además de que está como un queso y que tiene bastantes malas pulgas… pues que al final no es tan fiero el león como lo pintan. Y que todo su escepticismo era poco menos que fachada, que aunque tiene sus reservas, a resultado tener una mente más abierta de lo que Rachel había creído en un principio. Es un hombre inteligente, atento, cariñoso y un poco cuadriculado cuando se siente traicionado…
Secundarios hay unos cuantos, pero los más destacados son dos. Dennis, compañero de fatigas, fotógrafo y socio de Rachel en la revista “Toda la verdad”. Un chico encantador que se preocupa por ella, que la apoya sea cual sea la decisión que tome y siempre está a su lado. Dennis está pasando por un mal momento sentimental, y aunque intenta superarlo y continuar con su vida, no resulta fácil cuando sientes el corazón partido y tu ex continua pidiéndote perdón y una segunda oportunidad.
El otro secundario es William Snarley, archienemigo de Rachel, periodista que parece empeñado en desprestigiarla, burlándose de ella y de sus artículos en su columna semanal en el Nashville Today. Un hombre, este Snarley, un tanto extraño que me ha dado que pensar desde que aparece en escena (a mí aquí sí que se me ha ido un poquito la pinza y he imaginado de más… jajaja), pero que sin duda con su presencia, su peculiar aspecto y su actitud, suma un punto más de intriga y añade emoción extra a la historia.
Una historia con un broche final maravilloso.
De verdad, no hace falta que os apasionen los temas paranormales o los OVNIS, estoy segura de que de todas formas “Toda la verdad” os va a encantar. Os la recomiendo.


viernes, 14 de julio de 2017

"La chica que se subía a los árboles" Ana Álvarez

“La chica que se subía a los árboles” Ana Álvarez
Don se desplaza desde su Alemania natal a Cornualles para, en su calidad de ingeniero, dirigir la naviera de un amigo de su padre. Este hombre ha sido para él también como un padre y a lo largo de los años, en sus frecuentes visitas a su país, le ha hablado de sus tres hijas. Don siempre ha sentido admiración por Karin, la más atrevida y valiente de las tres, la que siempre aparecía en las fotos con las rodillas despellejadas... la que se subía a los árboles...
Cuando llega a su destino se la encuentra convertida en una preciosa e inteligente mujer, atípica quizá, pero no menos intrépida, que recorre el mundo micrófono en mano metiéndose en los conflictos más peliagudos para hacer documentales de denuncia. Su admiración no hace más que aumentar hasta convertirse en algo más.

Opinión
Siento que me repito cada vez que escribo una reseña de un libro de Ana Álvarez, porque siempre me gustan y me divierten sus historias; en esta ocasión, además, me ha hecho soltar alguna que otra lagrimilla y morderme las uñas también. Ana tiene un estilo inconfundible, sencillo, ameno y cercano que al igual que sus personajes, enamora. "La chica que se subía a los árboles" es un claro ejemplo de lo que digo. Divertida, emocionante, angustiosa por momentos, emotiva, y con unos protagonistas que a pesar de parecer completamente opuestos, se entienden a la perfección... casi siempre.
Sí que he tenido la sensación de que durante los primeros capítulos las cosas iban un poquito lentas (algo que no me hizo en absoluto perder el interés), pero a medida que lees, entiendes que debe ser así, que los primeros momentos entre Don y Karin tienen que ser apacibles, porque serán momentos para conocerse, para descubrirse y descubrir si la opinión que tenía el uno del otro concuerda con la realidad. Después, poco a poco, a medida que la historia avanza, el ritmo de los acontecimientos se anima, se caldea y se pone de lo más emocionante, diría incluso que trepidante.
Cuando terminé de leer el libro, de repente, tuve la sensación de que los diferentes tempos de la novela, eran un poco como sus protagonistas. El principio, más pausado, como Don, que es un hombre tranquilo, atento, amable, trabajador, educado… don Perfecto jejeje. Después, con la aparición de Karin, y tras una primera toma de contacto, de tanteo entre ellos, vemos asomar la personalidad de ella (el tempo se aligera), inquieta, aventurera, decidida… y descubrimos el buen humor e ingenio de Don. Y así, poco a poco, página a página, nos topamos con una Karin que es todo fuego, pasión y un culo inquieto, y con un Don que no se queda atrás (aquí el ritmo ya se acelera). Y juntos, nos llevan a un vibrante y excitante final (lo he dicho ya: trepidante).
Ella me ha encantado por su coraje, su determinación y su lealtad. Él porque es perfecto, aunque un par de collejas sí se merecía. La química entre ellos es evidente, la complicidad, la amistad que surge desde el minuto uno; todo augura una relación ideal… con unos momentazos de los de quitar el sentido (¡ains!, esa playa de La Habana). Son la pareja perfecta, se complementan a la perfección.
Además de la apasionante y pasional relación de estos dos, de los buenos y menos buenos ratos que me han hecho pasar, también los hubo de esos en los que, sin querer, se te llenan los ojos de lágrimas. Pero vamos, que la historia es perfecta, que para no variar, se lee del tirón y garantiza la sonrisa final.
De esas historias que hay que leer.


martes, 20 de junio de 2017

"En el amor y en la guerra" de Ebony Clark

Sinopsis
Libro 2º de la serie McKenzie
Para Kitty Barret el sheriff de Mentone se ha convertido en un problema muy serio: allá donde va, está él. Alto, atractivo, imponente y con un par de ojos verdes que amenazan con derretir todo el hielo de su corazón a pesar de su férrea resistencia.
Cameron McKenzie nunca ha conocido a nadie como ella: una guionista en paro, heroína de pacotilla, delincuente ocasional y un poco chiflada; en ocasiones una bruja y en otras, una amiga leal capaz de arriesgarlo todo. Y siempre, con las uñas y la lengua bien afiladas y dispuestas a clavarlas en él. Desde el principio supo que le traería de cabeza. Pero él no conoce el desaliento y se ha propuesto que Kitty caiga rendida a sus pies... que es lo que haría cualquier mujer. Solo existe un pequeño inconveniente: ella no es cualquier mujer y su corazón está en cuarentena desde hace tiempo, incluso para tipos tan encantadores como Cam.
NOTA DE LA AUTORA: Lo mucho o lo poco que los derechos de autor de este libro puedan generar, lo necesitan mucho más los niños en situación de pobreza que se benefician del Programa de Becas de Comedor de la ONG EDUCO.ORG. Por lo que la cantidad que la Editorial me liquide cuando corresponda, será íntegramente donada a dicha ONG. Porque hay muchas clases de amor y muchas formas de demostrarlo, esa será nuestra humilde aportación, para los niños, de parte de los McKenzie... ¡¡Gracias!!

Opinión
Una vez más, leer a Ebony Clark, ha sido un placer. Me encanta su forma de escribir y la manera en que, poco a poco, la intriga y suspense se entremezclan con la historia de los personajes principales, formando parte de ella, añadiendo tensión y emoción a una trama, de por sí, entretenida, divertida e ingeniosa y con varios frentes abiertos, pero sin robarles en ningún momento protagonismo a Kitty y Cameron. El resultado: una novela estupenda, completa y muy bien tramada.
En cuanto a los protagonistas… Si Tyler me gustó (muuuchoo) en su momento, Cameron me ha eamorado, ¿será por aquello de que son gemelos? Aunque el parecido es solo físico, porque cada uno tiene su carácter y una personalidad bien definida y diferente. Cameron es mucho más diplomático, paciente y afable que su hermano; lo que no le impide sacar el genio cuando la situación lo requiere. Es divertido, apasionado, decidido (casi siempre) y está como un queso; la escena en que aparece en el parque vestido de vaquero… ¡mmmm!, para comérselo, de verdad.
En cuanto a Kitty, ¡menudo torbellino de mujer! Me ha fascinado con sus rápidas e ingeniosas respuestas, su afilada lengua y su mala leche, porque la chica es pequeña, pero matona. ¡A esta no le sopla ni el Tato! jajaja Eso sí, más de una colleja le hubiera dado, por terca, pero en fin, que si hubiera cedido de buenas a primeras, ¿dónde hubiera estado la gracia?
Cada escena, cada encuentro entre la pareja, asegura, al menos, una sonrisa; las pullas, los tira y afloja, ese no querer pero estar deseándolo de ella, la socarronería de él al provocarla, la chulería de ambos, el deseo a duras penas contenido y mal disimulado… todo ello memorable. Forman una pareja estupenda, a la que sin duda, Ebony ha sabido sacar partido.
Los secundarios participan, interactúan, tienen sus propias vidas, no son meros figurantes sino que con sus problemas, aventuras, amores y desamores, aportan realismo, variedad y dinamismo a la novela, dejando, eso sí (al menos eso espero), la puerta abierta para una tercera entrega de los hermanos McKenzie??
Una novela divertidísima, en la que también hay lugar para la preocupación, los problemas y algún que otro susto. Una novela completa y muy entretenida que recomiendo leer (después de la de Tyler, claro).



domingo, 21 de mayo de 2017

"Un amor a sus pies" de Ascen Núñez.



Un amor a sus pies
Ascen Núñez

Sinopsis
Cuando Conchita se perdió aquella mañana en el mundo subterráneo del metro, jamás imaginó que su predecible y rutinaria vida de profesora de Ciencias se volvería patas arriba con solo una mirada más cercana de los ojos que, desde que comenzó el curso en septiembre, la habían observado en la lejanía. Su cuerpo, sensible y débil, se sublimó al más leve contacto con aquel extraño tan familiar. Por eso, cuando Gabriel, el hombre que la idolatraba en silencio tras el fuego de sus iris ambarinos, sucumbió a su deseo y le rogó poder poseerla, ella accedió sin saber que, en el momento de entregarse no hizo sino tomar posesión de aquella alma perdidamente enamorada de ella.
En ese instante cuando fue consciente de que Gabriel no la dominaba. Quien tuviera la suficiente osadía como para someterse a ella, sería bienvenido a su corazón. Y Gabriel transigió a una relación de futuro incierto, sin compromisos, sin ataduras, con la única condición de otorgarle su total y absoluta rendición y su fidelidad incondicional.
Lo que no contaba era con que esa nueva relación sin ataduras se adentrase en su alma y lo trastocara todo; ni tampoco con que se descubriera a sí misma como una mujer dominante y que Gabriel disfrutara hasta el éxtasis con su tortura. Su vida se iluminó con la luz de una nueva vida mientras la oscuridad inundaba su alma y le hacía perder el rumbo.
¿Qué camino tomar? ¿Volvería a imponerse un estricto celibato para encerrar sus oscuros sentimientos? ¿O se enfrentaría a sus miedos, se aceptaría tal como era y decidía tomar posesión de la vida que se le ofrecía a sus pies?

OPINIÓN
Título, portada y sinopsis muestra con claridad lo que te vas a encontrar entre las páginas virtuales de esta novela: una historia erótica de dominación y sumisión. Dominante ella, sumiso él; detalle importante que descubrí una vez metida en harina (porque no me había leído la sinopsis… soy un caso), así que os voy a contar cómo he vivido, desde la ignorancia argumental (no voy a decir más absoluta porque la portada es muy reveladora, además de adecuada y elegante), esta historia.

Nada más empezar me encontré con Conchita, una joven creyente, de aspecto y actitud  recatados, que imparte clases de Ciencias en un colegio privado dependiente de una institución religiosa. Vamos que me la imaginé, a pesar de su edad, como la típica puritana un poquito rancia en el vestir: faldas por debajo de la rodilla, camisas bien abotonadas y chaquetitas de punto. Aunque no tardé en descubrir que sus creencias religiosas no le impiden tener una mente abierta (quizás porque es profesora de Ciencias), que habla sin tapujos con sus alumnas y, a pesar de su inexperiencia en el terreno sexual, las aconseja de manera acertada. Es cabal y al tiempo coherente con el mundo en el que vive.
Pero detrás de tanta sensatez  se esconde un alma atormentada; una mujer que sufre a causa de una traición imperdonable que no la deja avanzar, que la mantiene anclada al pasado; una mujer que se consume de anhelo y deseo; que arrastra tras de sí un pesado lastre, una losa atada al cuello que amenaza con asfixiarla, pero de la que no sabe, no cree, poder librarse.
Y entonces, aparece en escena Gabriel. Un hombre que viaja a diario en el mismo metro que ella, al que reconoce como un pasajero habitual, pero en el que realmente no suele repara y con el que por supuesto nunca ha hablado, tan solo cruzado alguna mirada… hasta ese día. Ese día, al tenerlo pegado a ella en el atestado vagón, sus sentidos se elevan a la enésima potencia, su libido se dispara, su imaginación se desborda… desde ese día, viajar en el metro ya no será lo mismo.
Conocer a Gabriel, darse cuenta de lo mucho que le atrae y que la atracción es mutua, abrirá ante ella un mundo nuevo, lleno de pasión, desenfreno, emociones y sorpresas. Y no fue ella la única sorprendida (de hecho, creo que yo me sorprendí más que ella). Se puede decir que juntas fuimos descubriendo esa parte de sí misma que desconocía, esa sensación de poder y seguridad que le embarga cuando está con él, cuando lo somete a su voluntad…
Con Gabriel no solo perderá la virginidad, se iniciará en un mundo que le es completamente ajeno y desconocido, que la hace alcanzar el éxtasis para luego sumirla en las dudas y traer de vuelta sus viejos temores y fantasmas.
Porque la historia de Conchita (ella es la protagonista indiscutible) y Gabriel es mucho más que una historia erótica, es más que escenas de sexo BDSM (escenas, eso sí, maravillosas), es una historia plagada de emociones y sentimientos, de reflexiones, dudas y temores, una historia de dos personas que se necesitan y desean, pero que necesitan aprender a manejar lo que sienten, y en el caso de Conchita, que debe liberarse del negro nubarrón que planea sobre ella, impidiéndole abrirse del todo, dejarse llevar y disfrutar plenamente del gozo y la satisfacción que ha encontrado junto a su arcángel. Es una historia en la que la protagonista tendrá que poner a prueba sus ideales y creencias, en la que demostrar que tiene principios y los defiende por encima incluso de su conveniencia, una historia en la que Conchita aprenderá a conocerse y, sobre todo, a aceptarse tal y como es, sin complejos y ahuyentando definitivamente a los fantasmas que le impedían ser plenamente feliz.

“Un amor a sus pies” me ha parecido una novela preciosa, muy bien escrita, muy profunda e intensa, con impresionantes momentos hot  y por supuesto una fuerte carga erótica, pero que no se queda solo es eso, que va más allá, que penetra en el alma de los personajes, que se desnudan emocionalmente para nosotros, mostrándonos sus debilidades, sueños, anhelos y miedos; una novela que habla y trata de la confianza, los límites y el respeto (respeto que también he visto en la forma en que la autora muestra y maneja un tema tan delicado y desconocido como este: dominación y sumisión) y que va más allá de los prejuicios y las apariencias.
La he disfrutado muchísimo, he entendido las dudas y reservas de Conchita, pero también me he enfadado con ella por aferrarse al dolor y al desengaño que sufrió en el pasado. En cuanto a Gabriel, reconozco que tengo sentimientos encontrados. Me ha parecido un hombre increíble y atrayente, que sabe comprender y complacer a Conchita, que se muestra atento, cariñoso y paciente con ella, que toma las riendas cuando la situación lo requiere… un primor de hombre, pero tengo que confesar que me ha costado aceptar esa adoración ciega que siente por Conchita, que unida al rol de sumiso que asume, por momentos me lo pintaban como a un pelele, le hacía perder el encanto. Por suerte, también he terminado por conocerlo a él y me he dado cuenta de que es un hombre con las ideas muy claras, que sabe lo que quiere, que se entrega sin condiciones, que nada censurable hay en sus gustos y necesidades, y que además está locamente enamorado de Conchita, porque desde el principio ha visto en ella a la mujer que siempre ha deseado tener a su lado.
Me ha encantado, me ha sorprendido y sin duda, la recomiendo.


martes, 16 de mayo de 2017

"Arcoíris" de Ana Álvarez

“Arcoíris” de Ana Álvarez.

SINOPSIS
Carla Suárez es una chica algo estrambótica a la que le gusta llevar el pelo de mil formas y tonos diferentes y vestirse con ropa de múltiples colores que a veces ni siquiera combinan entre sí; sin embargo, es un cerebrito: es ingeniero informático y habla nueve idiomas.
Nada más terminar la carrera recibe una oferta de trabajo, y cuando acude a la entrevista se encuentra con que Víctor Trueba, el hermano mayor de su mejor amiga, trabaja allí como psicólogo. Víctor es un hombre extremadamente serio y aburrido, que siempre lleva traje azul y corbata y de quien ella se burló mucho en su adolescencia.
Cuando empieza a trabajar se da cuenta de que ni él es lo que parece ni la empresa tampoco.

OPINIÓN
Siempre que empiezo una novela de Ana Álvarez ocurre lo mismo, desde el minuto uno logra despertar mi interés y a las pocas páginas ya me tiene totalmente enganchada, disfrutando de la historia; riendo, en este caso, con las ingeniosas salidas de los personajes; compartiendo sus emociones y sentimientos; devorando cada palabra, cada renglón, como si no hubiera un mañana. Y lo consigue porque sus historias, al menos para mí, resultan muy creíbles, muy cotidianas. ¡Qué no hace falta crear una trama complicada y llena de giros para hacer las delicias del lector! (Sí, vale, las novelas de tramas enrevesadas y giros inesperados también molan mucho)
Bueno, quizás Carla, por su aspecto, sus gustos y manías, no parezca una persona muy normal, pero es divertida, inteligente, extrovertida y sí, un poquito puñetera. Porque si de adolescente le encantaba martirizar al pobre Víctor, ahora que son adultos, la cosa no cambia demasiado. Sobre todo porque ella sigue viéndolo como un tipo soso, serio, aburrido y demasiado responsable, y no puede evitar meterse con él, provocarlo a la menor oportunidad. Pero ahora Víctor sabrá darle la réplica, responder a sus provocaciones, y en más de una ocasión, descolocarla con sus comentarios o confesiones, y todo ello con un aplomo que me enamoró. Bueno, eso y el ir descubriendo que no era tan estirado y serio como aparentaba… ¡Uuff! Me ha puesto muchísimo este chico. ¡Quiero un Víctor Trueba en mi vida!
Resumiendo: que los polos opuestos se atraen. Y eso es lo que sucede con este par, que más opuestos no pueden parecer  y se atraen; vaya si se atraen. Eso sí, si algo tienen en común es que ninguno quiere ser el primero en confesar lo que siente, y al final uno por otro…
A esta desorganización sentimental, hay que añadir algunos momentos en los que la situación en el trabajo se ha complicado y yo he terminado mordiéndome las uñas, aunque han resultado muy reveladores. Podemos sumar la presencia de la amiga metomentodo (amiga de Carla/hermana de Víctor), que además de dar consejos que nadie le pide, también sabe escuchar y prestar su hombro cuando es necesario.
Compañeros de trabajo, familiares y algún que otro personaje, completan el elenco de esta fabulosa historia. Cotidiana y sencilla, aunque con un pequeño toque de riesgo y aventura. Divertida, apasionada y muy colorista.
Merece la pena conocer a Carla y Víctor, su pasado en común, su presente... ¿y su futuro?
El título y la portada: perfectos.



viernes, 5 de mayo de 2017

"A las ocho en el Thyssen" de Nieves hidalgo

A las ocho, en el Thyssen
Nieves Hidalgo
SINOPSIS
¿Se puede publicitar una novela de zombis como romántica?
Alex Vílchez, autor reconocido de novelas de suspense, lo ha hecho animado por su editora, bajo el seudónimo de Robert Cooper. Es cambiar de tercio o no escribir, porque se encuentra en un bajón creativo. Y para sorpresa de todos, la novela rompe el techo de ventas, posicionándose en el número uno de romántica.
A Lucía, administradora de la web más visitada del género, casi le da un soponcio cuando se entera y lee la novela de zombis. Sube una crítica que hace que el libro baje quince puestos en un solo día, declarándole la guerra. Y Vílchez está dispuesto a presentar batalla, utilizando mil artimañas para fastidiar a la mujer que intenta hundirlo.
Casualidades de la vida, se encuentran en una cita a ciegas.
Lucía y Alex se atraen de inmediato. Pero ¿qué puede pasar cuando ella se entere de que Alex no es otro que su odiado Robert Cooper? ¿Qué hará Vílchez al saber que Lucía es la administradora de la web que le ha fastidiado las ventas y le está dejando en ridículo?

OPINIÓN
Quien haya leído a Nieves Hidalgo en alguna ocasión… ¡Qué narices! Quien lee a Nieves Hidalgo una vez repite seguro, porque la que vale, vale, sin importar el género que escriba. Y para muestra un botón: A las ocho en el Thyssen, novela con la que se estrena en la romántica contemporánea y además con notaza.
Es una historia muy divertida, con situaciones cómicas y hasta un poco rocambolescas que arrancan más de una carcajada. Cuenta con momentos memorables, maravillosos (de esos que se comentan con las amigas que también han leído la novela); casualidades mil que harán que estos dos se tropiecen en más ocasiones de las que desearían; mucha química, mucho deseo desenfrenado, muchas dudas pero más ganas; ese algo que surge y que parece que funciona… y el cirio pascual que se monta cuando descubren quién es quién.
Me han encantado los dos personajes. Ambos tienen mucho carácter, hasta me atrevo a decir que muy mala leche, son orgullosos, tercos y no se dejan avasallar por nadie.
Decir que nada más empezar a leer, me sentí muy identificada con Alex y su bloqueo (no, a mí no me ha pasado lo mismo que a él, era lo que me faltaba jajaja), la falta de ideas, la sensación de que nada de lo que escribe tiene consistencia... ya solo por eso, porque me he visto un poquito reflejada en él, ya me ha encantado. ¡Vale, solo por eso no! El muchacho además de estar pasando por un mal momento profesional (y personal), está de muyyyy buen ver y eso suma puntos sí o sí. Pero también me ha gustado su carácter un tanto agrio y un pelín borde. ¡Ojo!, que también sabe ser encantador, atento y agradable cuando la ocasión lo requiere. De su fogosidad mejor no hablo, que me acaloro de solo acordarme (¡aiiinss ese momento pasillo! ¡Qué momento! jajajaja)
Lucía también me ha gustado. Detrás de esa romántica empedernida, devoradora de libros y trabajadora incansable en su web de novelas romántica, se esconde una mujer con mucho genio; amiga de sus amigos; cabal (o al menos lo intenta) y con una vida ordenada y tranquila hasta que cierta novela pone su universo virtual del revés mientras Alex la pone del revés a ella, y su vida, de la noche a la mañana, se convierte en un caos que no sabe cómo manejar.
Los secundarios estupendos; el peludo de cuatro patitas mi preferido jajajaja. Tres parejas y una vecina entrometida que serán, alcahuetes, consejeros sentimentales, paño de lágrimas y cómplices en la peculiar relación que mantienen o intentan mantener los protagonistas. Mención especial para Pepa (la editora de Alex), que en algunos momentos, sobre todo al principio, me ha recordado mucho a alguien (no, no voy a decir a quién) que también sabe cómo apretarnos las tuercas y ponernos las pilas para que le demos a la tecla jejeje
También, con la parte en que se habla de la web de novelas románticas de Lucía, me he puesto un poquito sentimental y ha sido como estar en casa, porque aunque no conozco de primera mano el trabajo y los problemas que supone llevar un sitio así, sí que he pasado muy buenos momentos y he conocido a personas maravillosas gracias a una web de romántica (que además me vio nacer como autora).
De verdad, A las ocho en el Thyssen, es una novela que merece la pena leer y disfrutar, porque está plagada de escenas estupendas (divertidas, tórridas, tiernas, emotivas… discusiones, cabreros monumentales) y que, juntas, dan forma a la magnífica y original historia de Alex y Lucía. 


domingo, 23 de abril de 2017

"La verdad de una mentira" Sandra Bree.

La verdad de una mentira
Sandra Bree

SINOPSIS
Dispuesta a despejar dudas y, principalmente, a averiguar los motivos por los que su padre la abandonó entregándola a los cuidados de una amiga, Lorena viaja a España para conocer a su familia paterna. El retorno a su país no solo da los frutos que buscaba, sino que también destapa una trágica historia de envidias, celos y muerte. Y para complicar aún más la maraña en la que en pocos días se ha convertido su vida, aparece en escena Alejandro…
«Lorena observó al hombre alto de sonrisa aniñada. Era grande y hermoso. Tenía los hombros anchos bajo una cazadora de cuero negro y rezumaba virilidad por los cuatro costados.
―¿Y tú quién eres? ―le preguntó.
Su abuela se dio la vuelta y le regaló un guiño.
―Es Alejandro Montalbán, el prometido de tu prima Paloma…
».

OPINIÓN
Confieso que, acostumbrada a leer a Sandra Bree en histórica, me ha sorprendido encontrarme con una novela actual, pero lo cierto es que no tiene nada que envidiar a sus anteriores obras. De hecho, creo que se ha estrenado con nota. La forma de narrar no solo me ha parecido fluida y amena, sino cuidada y mucho más madura. No sé si ha sido a consecuencia del cambio de género o simplemente que, como el buen vino, Sandra mejora con cada nueva novela que escribe.
La historia es tierna (es el sello de identidad de la autora y creo que no lo perdería aunque escribiera novelas de terror jejeje), emotiva y también apasionada. Con unos personajes llenos de dudas, temores y mucho rencor. Sentimientos todos ellos que resurgen con fuerza cuando Lorena viaja a Madrid en busca de respuestas. Su presencia traerá de vuelta dolorosos recuerdos, desvelará errores cometidos en el pasado y dará más de una sorpresa; avivará odios, resentimientos y destapará mentiras, pero también hará fluir el amor (en todos los sentidos). Su familia, en especial su padre, están encantados con su vuelta, y aunque saben que hay mucho que explicar y bastante que perdonar, es innegable que adoran a la chica y desean que se quede junto a ellos, que no regrese a Roma.  
Entre Lorena y Alejandro la atracción es inmediata, se gustan, se desean y no pueden evitar querer estar juntos; solo hay un problema: Alejandro es el novio de Paloma, la prima de Lorena. Y hasta aquí voy a desvelar, dejaré que descubráis por vosotr@s mim@s qué sucede con este par de tortolitos. Decir que Lorena es una chica de ideas claras, que sabe lo que quiere y cuáles son sus prioridades. Aunque después, en la práctica, no logre resistirse a los encantos de Alejandro. Y él, solo os digo que no lo juzguéis antes de tiempo, es un cielo de chico, quizás su único defecto haya sido dejarse llevar por las circunstancias y no plantar cara en su momento a quien trataba de manipular su vida.
El resto de personajes, como familia que son, forman una piña en torno a Lorena, protegiéndola, aconsejándole y sobre todo demostrándole su cariño.
Y por supuesto, tratándose de una historia de Sandra, no podía faltar sorpresas y algún que otro momento de angustia y tensión en los que Lorena se verá implicada.
Una vez más, ha sido un placer leer a Sandra Bree, disfrutar de este cambio de género y ver que cada vez le pone más ganas y eso se refleja en lo que escribe.
¡Enhorabuena, Sandra!


"Suculento peligro" de Mina Vera.

Suculento peligro. Mina Vera

SINOPSIS
Dana Oteiza es una exitosa chef dedicada en cuerpo y alma a dirigir la cocina de Suculentos, restaurante de moda de Barcelona. Ángel Ribera es un inspector de policía inmerso en un importante caso de trata de seres humanos. Ninguno parece tener tiempo para nada que no sea trabajo. Cuando el equipo del inspector Ribera logra evitar que la mejor amiga de Dana sea secuestrada y vendida como mera mercancía, lo que empieza siendo una inocente invitación a comer en Suculentos, a modo de agradecimiento, se convierte en una extraña cita entre Dana y Ángel.
Sus caminos se han cruzado para bien y para mal. El destino les tiene preparadas varias sorpresas y no todas serán agradables. La vida de ambos estará en constante peligro mientras que su relación se convierte en algo intenso, sensual y profundamente apasionado.

OPONIÓN
De mano, si os gustan las historias de suspense romántico, tenéis que leer esta sí o sí… y si no os dan más, también. Porque solo por lo maravillosamente escrita que está, ya merece la pena. Pero además, cuenta con un pedazo de argumento, una trama muy bien hilada y muy sorprendente (mucho), y unos personajes estupendos con los que he disfrutado un montón. Bueno, también he sufrido un poquito, porque como la sinopsis adelanta, el destino se guarda en la manga alguna que otra sorpresa y no todas agradables.
Por cierto, la sinopsis: redonda. En un párrafo resume a la perfección la novela sin desvelar ningún dato relevante (qué sí, que sé que eso es o así debe de ser una sinopsis, pero, l@s que escribimos sabemos que al final, lo más complicado es la puñetera sinopsis y esta es perfecta). Y ya puesta, el título también me encanta, describe a la perfección la historia, la unión entre dos personajes y dos mundos muy diferentes pero que finalmente terminan encajando a la perfección.
Me ha gustado mucho la parte «culinaria» del libro. Esas escenas en las que se habla de «suculentos» platos, deliciosos postres, preparación de salsas… vamos, que yo le daba la Estrella Michelin a Mina Vera pero ya. Y puestos, también una placa de poli (aunque sea honorífica), porque la parte policial, la de la investigación, me ha parecido muy creíble. Porque este equipo no son super héroes, son gente corriente, que tiene o intenta tener vidas propias, que sufren, ríen y aman como el resto de los mortales, mientras se dejan la piel para atrapar a los malos.
Creo que con esto he dejado claro que la ambientación es más que maravillosa. Da la sensación de que la autora controla tanto el mundo de los fogones como el de las comisarías. Se la siente cómoda escribiendo sobre el tema, porque la lectura es muy fluida, todo encaja y como digo, es muy creíble.
Apuntar que a Mina Vera no solo se le da bien el suspense romántico, no, la romántica histórica también se le da de cine. La prueba: “Noches perdidas”. ¡Estupenda!
En cuanto a los protagonistas, pues más de lo mismo. Son ideales, pero no por perfectos sino por humanos. Tiene defectos y virtudes, aman, dudan, sufren… Ha sido un placer conocerlos, vivir junto a ellos el extraño inicio de su relación, las reservas a pesar de la evidente atracción… y es que la química entre ellos es brutal. Y no quiero decir nada (aunque con esto lo diga todo) de esos momentos más íntimos y carnales… ¡Madre mía! Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una escena hot como con las de Dana y Ángel. Subiditas de tono pero en absoluto vulgares.
Vamos, que esta pareja es un amor, que es imposible que no te enamores de ellos (más de él, claro, porque el poli está de toma pan y moja y moja y moja)

En cuanto a los secundarios no quiero extenderme, aunque sí que es cierto que son importantes (sobre todo los que llevan placa) para el desarrollo de la novela. Volcados por completo en el caso de la trata de personas, pero sobre todo demuestran que son compañeros, amigos, y está ahí siempre que se les necesita.

Conclusión final: la he disfrutado muchisísimo. Es una novela redonda, impecable la mires por donde la mires… ¿qué más se puede pedir? Yo creo que nada. Así que si no la habéis leído aún, a por ella. Seguro que no os arrepentiréis.